Técnica


¿QUÉ ES?

Es una técnica de autoconocimiento y desarrollo personal cuyo principal pilar es la respiración consciente conectada. Mediante esta respiración vamos limpiando capas del subconsciente y accediendo a información muy relevante sobre quiénes somos y qué cosas nos están alejando de nuestro verdadero ser.

imagen corazónLa respiración nos ayuda a sacar a la luz aquellas cosas que nos impiden desarrollar todo nuestro potencial, posibilitándonos de esta manera quitarles peso y disolverlas. Son aquellas cosas que tal vez intuíamos sin ser conscientes de hasta qué punto nos estaban frenando, o cosas que teníamos muy ocultas en el subconsciente y por lo tanto creíamos inexistentes. En definitiva, es una técnica para gestionar nuestro crecimiento personal y nuestra sanación, con resultados rápidos y eficaces.

La respiración es nuestra principal fuente de energía, y hoy en día pocas personas respiran de manera adecuada. Esto se debe fundamentalmente a emociones reprimidas, bloqueos, creencias limitantes y miedos, que alteran nuestra respiración natural y nuestra percepción de la vida. Vivimos como respiramos, respiramos como vivimos.

¿CÓMO ES UNA SESIÓN?

La técnica consiste en un ciclo aproximado de 10 sesiones, que le permitirán a la persona ir aprendiendo a desbloquear su mecanismo respiratorio, para así respirar de una manera natural, fluida y plena.

Cada sesión tiene una duración aproximada de 2,5-3 horas, en las cuales trabajamos con la respiración y con ejercicios de mentalidad creativa (afirmaciones, autoestima, perdón, guión natal, comunicación no violenta, etc.).

Durante la fase respiratoria, el renacedor ayuda a la persona a corregir las desviaciones de su respiración y a disolver bloqueos para facilitar la conexión consigo misma. Hacia el final de la sesión, se integra lo que ha aflorado y se llega a un estado de profunda paz y bendición, desde el cual se invita a compartir la experiencia.

foto cartelLa mentalidad creativa nos ayuda a gestionar todo aquello que surge en la sesión y que se necesita procesar. Es posible también abordar aspectos que la persona traiga de antemano. Aquí es donde se ven en profundidad los pensamientos limitantes, las falsas creencias y los condicionamientos que experimentamos en nuestra edad temprana. Prestaremos especial atención a estos últimos (influencias perinatales, infancia y adolescencia), ya que las situaciones que rodearon nuestro  nacimiento y todo lo que aconteció en edades posteriores, forjaron quiénes hoy somos.

Sin que seamos conscientes de ello, frecuentemente ocurre que no hemos cerrado ciertos episodios de nuestra vida, y por lo tanto éstos nos condicionan a la hora de desenvolvernos en nuestro presente.

En mis sesiones me ocupo por estar presente para poder conectarme y entregarme a la persona, y así asegurar que se sienta cuidada en todo momento.

Una vez completadas estas 10 sesiones, la persona ha aprendido la técnica y es capaz de utilizarla para sus procesos futuros sin necesidad de acompañamiento. El crecimiento interior es un camino que dura toda la vida, y en este sentido es interesante disponer de una técnica que nos pueda acompañar y que podamos gestionar nosotros mismos.

Conócete y sé tu propio maestro.